Read in English | Leer en ingles | Leer más de Education Lab en español


Las asociaciones de padres y docentes son los agentes de poder no oficiales de casi todos los distritos escolares. Y ahora, por primera vez, una mujer latina preside la organización que representa a más de 80 de estos agentes en Seattle.

El mes pasado, Manuela Slye, quien nació y creció en Ciudad de México, fue elegida presidenta de la Seattle Council PTSA (Asociación de Padres, Docentes y Alumnos del Consejo de Seattle). Esta es la organización macro que cumple la función de ser el principal centro de consulta de las asociaciones locales y aboga por cambios en políticas a nivel distrital y estatal.

Sus predecesoras también habían hecho historia. Slye tomó las riendas de Chandra Hampson, la primera nativa americana en cumplir esa función, quien decidió no postularse para un segundo mandato anual porque prefirió candidatearse para el Consejo Escolar. Antes, Sebrena Burr había sido la primera mujer de color en tener el cargo.

Sentada afuera de la West Seattle High School, a la que van dos de sus cuatro hijos, Slye (52) dice que se ha dado un importante cambio: Las mujeres blancas siempre fueron mayoría en las organizaciones de padres y docentes.

«Ya era hora de que eso cambiara», dice.

Slye —quien fundó Cometa Playschool, el primer programa preescolar de inmersión en West Seattle— se inició como consejera en la John Stanford International School; allí ayudaba a las familias a acceder a ayuda y a becas, y era una facilitadora en las conversaciones de las familias hispanohablantes y los directivos de la escuela. También asesora familias latinas sobre disciplina escolar y ha trabajado en diversos comités del distrito escolar, en donde recientemente tuvo la función de informar acerca del nuevo plan de cinco años del distrito.

Advertising

The Seattle Times entrevistó a Slye hace poco y le preguntó cómo piensa trasladar su experiencia como «agente cultural» a su nuevo cargo. Hemos editado la entrevista para reducir su extensión y lograr mayor claridad.

P: ¿Por qué decidió formar parte de las asociaciones de padres y docentes?

R: Nací y crecí en México. Mi padre falleció hace 10 años y era analfabeto. Mi madre no terminó la escuela primaria. Pero creían en la educación… Siempre nos alentaron a aprender y a elegir qué cosas nos apasionaban, y mi pasión fueron los idiomas. Así que para cuando entré en la secundaria ya era trilingüe (sabía inglés, francés y español).

Soy educadora y quiero ayudar a los niños que estén en el lugar que yo estaba de adolescente a llegar a donde he llegado yo. Uno de los momentos que más me llenó de orgullo en esta vida fue ver cómo mi hermana llegó a ser profesora de la Universidad de Washington sabiendo que su padre nunca pudo leer un libro.

P: ¿Cuál es la barrera principal para las familias de color que quieren involucrarse en sus escuelas?

R: Claramente, hay una barrera socieconómica cuando las familias necesitan trabajar y no tienen el privilegio de poder ir a las escuelas e involucrarse. En mi comunidad, una de esas barreras es el idioma. Participar de las reuniones sin tener la certeza de que habrá interpretación es algo muy difícil, así como no tener los materiales en un idioma que puedas entender. Una parte de mi plan es abordar esa problemática y abogar porque haya interpretación de mayor calidad a nivel distrital y espacios para que las familias se sientan más bienvenidas.

Advertising

P: ¿Cómo cree que puede cambiar las cosas tener mayor representación racial en el liderazgo de la Seattle Council PTSA?

R: En la educación, soy una agente cultural que ayuda a las personas a entender esas diferencias. Por ejemplo, en la comunidad latina, las familias suelen pensar que la dedicación es tarea de los docentes y que estos tienen todo el conocimiento y, en definitiva, el poder, para tomar decisiones. Somos muy respetuosos de la autoridad de los docentes, no los vemos como colaboradores.

P: ¿Cómo debe mejorar el distrito sus estrategias de compromiso con las familias a sabiendas de que existen esas diferencias culturales?

R: Capacitar en competencias culturales es muy importante y ya se ha implementado un entorno de capacitación con equidad racial. Pero el distrito podría mejorar en hacer que ciertas capacitaciones sean obligatorias… y hacerlas más uniformes. Esto es porque muchas veces vemos que las escuelas son mundos aparte y hacen las cosas a su manera. Las cosas en las que hemos trabajado, como la propuesta que hará el Consejo Escolar de adoptar un código de vestimenta universal, ayudarán a crear un distrito más unificado.

P: ¿Cuáles son las ideas equivocadas más comunes que tiene la gente sobre la Seattle Council PTSA?

R: La idea equivocada más importante que se tiene es que es una máquina de recaudar fondos, cosa que no es. Siempre voy a decir que es una organización de asesoría por sobre todas las cosas.

P: Según la conformación socioecónomica de cada escuela, algunas asociaciones de padres y docentes pueden recaudar mucho más dinero que otras. Y algunas escuelas ni siquiera tienen asociaciones de padres y docentes. ¿Qué le parece la idea de que las asociaciones de padres y docentes compartan los fondos para reducir la brecha entre las escuelas?

R: (En la entrevista, Slye no quiso responder a la pregunta, pero luego envió una respuesta por correo electrónico que transcribimos a continuación).

Tengo una visión amplia sobre la recaudación de fondos de las asociaciones de padres y docentes. Hace unos años, era la representante familiar de los estudiantes de idioma inglés del equipo de creación de liderazgo de la John Stanford International School a la vez que era vicepresidenta de la asociación de padres y docentes de la Denny International Middle School. Viví en primera persona la diferencia en recaudación de fondos de las escuelas. Este es un tema complicado que solo se puede resolver con una colaboración entre padres y los consejos distritales y escolares. La Seattle Council PTSA presentó una solución a este problema en abril y obtuvo muchísimo apoyo de diferentes asociaciones de padres y docentes y de administradores distritales y escolares y educadores, así cómo de la asociación de padres y docentes del estado de Washington.

P: ¿Cuáles son los problemas a nivel distrito que la preocupan? ¿Sobre qué le gustaría trabajar?

R: Me gustaría que se implemente un plan estratégico. Uno de los objetivos es mejorar la alfabetización de los niños afroamericanos en tercer grado. Y me encanta que el distrito esté llevando adelante esta campaña y les otorgue materiales de lectura a los chicos. Pero más que nada, necesitan brindarles capacitación a los docentes para que entiendan y puedan ayudar a los alumnos con dislexia.

Mi hijo estaba en tercer grado y tuvimos que sacarlo de las escuelas públicas de Seattle. Así que uno de mis hijos va a escuelas privadas porque tengo el privilegio de poder enviarlo a sistemas que lo ayudan y lo acompañan. Ya ha pasado un año y mi objetivo es que vuelva a la escuela pública y que la Legislatura otorgue la financiación necesaria para la capacitación de los docentes.

P: Como ha dicho antes, las asociaciones de padres y docentes suelen tener mayoría de padres blancos. ¿Qué le diría a los padres de color que puedan tener dudas de sumarse a las asociaciones locales o al Seattle Council PTSA a causa de esto?

R: Les diría que no se rindan. Que hay lugar para ellos. Las cosas están cambiando. Los valoramos muchísimo; su voz es muy importante. Llámenme. Los voy a ayudar.